Los alimentos que necesita comer más en invierno

El invierno está lleno de tradiciones y comidas en familia y un montón de tiempo acogedor en interiores para relajarse con amigos y familiares. Desafortunadamente, puede tener algunas desventajas, como mayores posibilidades de contraer un resfriado o gripe, piel seca o agrietada y posiblemente menos tiempo al aire libre. Todos estos factores pueden conducir a la falta de algunos nutrientes claves.

8 alimentos que necesitas comer en invierno

Nos hemos centrado en algunos problemas de salud propios del invierno, junto con ciertos nutrientes que pueden ayudar a combatirlos.

Función inmune

Cuando llega el invierno, la probabilidad de enfermarse es alta. Es temporada de resfriados y gripe y también es un tiempo en el que muchas personas acostumbran a viajar. Además, las vacaciones significan que podría estar consumiendo menos verduras y más dulces, lo que puede disminuir su inmunidad. La vitamina C y el zinc son dos nutrientes poderosos para enfocarse en esta temporada.

Vitamina C

En invierno, la vitamina C ayuda a prevenir la deficiencia inmunológica y disminuye las posibilidades de enfermarse. Sin embargo, no necesita correr para encontrar su bebida de vitamina C más cercana cargada de vitaminas y azúcar falsas. Hay tantos alimentos ricos en vitamina C que van más allá de los cítricos. Las verduras sin almidón como la espinaca, la col rizada, los pimientos y las coles de Bruselas son excelentes fuentes, así como frutas como las papayas y las fresas.

Zinc

El zinc es un mineral que es tan importante para la función inmune como la vitamina C. El zinc actúa como antioxidante en nuestro cuerpo y se sabe que ayuda a disminuir la gravedad o la aparición de infecciones . Esto es muy importante en un momento en que las enfermedades infecciosas se propagan más rápido que otras épocas del año. ¡Las proteínas provenientes de alimentos tales como las ostras, el cangrejo, las aves, los frijoles, el yogur y las nueces son excelentes fuentes de zinc!

Deficiencia de vitamina D

Nuestra principal fuente de vitamina D proviene del sol, y si no vive en un clima cálido, no tenemos que recordarle que es posible que no lo vea todos los días. No tener una exposición adecuada a la luz solar durante los meses de invierno puede causar deficiencia.

Vitamina D

Para combatir el potencial de volverse deficiente en vitamina D, intente dos cosas: procure pasar al menos 15 minutos durante el día al aire libre u opte por consumir fuentes alimenticias de vitamina D. Estas incluyen leche fortificada con vitamina D y leche de nueces, champiñones, huevos y pescados grasos. Si sabe que ya tiene dificultades para absorber la vitamina D de los alimentos, consulte a su médico sobre cómo tratar con suplementos.

Piel seca

La piel seca, el cabello y los labios agrietados son todos efectos secundarios del mal tiempo. Sí, hay ungüentos para labios, exfoliantes y cremas espesas para el cuerpo que pueden ayudar a remediar el área externa de la piel, pero ¿sabías que también puedes, mediante la alimentación,poner tu piel más suave e hidratada de adentro hacia afuera? Nuestra piel necesita ciertos nutrientes para ayudar a repararse y mantenerse hidratada a nivel celular.

Ácidos grasos omega-3 y grasas monoinsaturadas

Hay ciertos alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 y grasas monoinsaturadas que ayudan a que la piel se mantenga suave y flexible. Los pescados grasos como el salmón, el arenque, el atún y la trucha contienen grandes cantidades de ácidos grasos omega-3, que ayudan a retener la humedad y a fortalecer la barrera de la piel. ¿No comes pescado? Las semillas de chía, las semillas de lino y las algas como las algas marinas son excelentes fuentes veganas de ácidos grasos omega-3. Las fuentes de grasas monoinsaturadas como el aguacate, las nueces y el aceite de oliva también son excelentes porque protegen la piel del daño externo, pero también tienden a ser grandes fuentes de vitamina E, que actúa como antioxidante y ayuda a prevenir el daño oxidativo de las células.

Vitamina A

La vitamina A ayuda a reparar la piel, mientras que el betacaroteno (el precursor de la vitamina A) fortalece la barrera protectora de la piel, ayudando a rellenar e hidratar las células de la piel.

Agua

Todavía no se sabe si el agua potable puede curar la piel deshidratada, pero muchos profesionales dicen que podría ser un buen lugar para comenzar y que no tiene efectos secundarios, ¡excepto hidratarse adecuadamente! Se recomienda beber aproximadamente la mitad de su peso corporal en onzas, así que comience allí para descartar la deshidratación como una razón por la cual su piel carece de humedad.

Mala digestión

Desde el Día de Acción de Gracias hasta el Día de San Valentín y más, encontrará todo tipo de comida en el trabajo, en las fiestas, EN TODAS PARTES. Los alimentos ricos en grasas y azúcares pueden causar problemas estomacales importantes a quienes no están acostumbrados a ellos. Para asegurarse de que su estómago esté armado con el sistema de defensa adecuado, le recomendamos consumir prebióticos y probióticos.

Prebióticos

Los prebióticos son compuestos de fibra no digeribles o fuentes de carbohidratos que alimentan las bacterias intestinales saludables y las ayudan a crecer. Así como la comida que comemos nos da energía, los prebióticos le dan energía a las bacterias en nuestro intestino para crecer y prosperar también. Los prebióticos ayudan a los probióticos a hacer su trabajo. Existen formas de suplementos de prebióticos, pero recomendamos ir primero con fuentes de alimentos integrales. Los alimentos comunes que son ricos en prebióticos son las cebollas, puerros, ajo, legumbres, espárragos, alcachofas y granos enteros.

Probióticos

Los probióticos son bacterias que crecen en el intestino y ayudan a mantener un microbioma saludable. Tener un microbioma saludable puede tener muchos beneficios para la salud, incluida una mejor digestión y deposiciones. Una buena manera de comenzar a obtener más probióticos en su dieta es buscar alimentos fermentados. El yogur, el yogur no lácteo, el chucrut, el miso y el tempeh son fuentes de probióticos que puede agregar a su dieta. Para obtener el máximo beneficio, recomendamos combinar alimentos que tienen prebióticos con alimentos ricos en probióticos.

Ahora que tiene una buena idea de qué alimentos ricos en nutrientes agregar a su dieta este invierno, ¡es hora de planificar comidas que los incluyan a todos! Antes de que te des cuenta, tendrás una piel brillante y deliciosa, niveles de vitamina D de un rockstar y un estómago de acero.