Cuando queremos lucir un pompis de sueños los ejercicios tienden a ser la mejor opción